Si no queda satisfecho con el producto que se le entrega podrá ejercer su derecho de devolución dentro del plazo de siete días, contados desde la fecha de recepción del mismo. El ejercicio de este derecho no implica la imposición de penalidad alguna, si bien deberá satisfacer los gastos directos de devolución, y en su caso indemnizar los desperfectos del objeto de la compra. La devolución del producto implicará la devolución de los importes pagados, o la cancelación de la deuda.

Se excluye el derecho de devolución de aquellos objetos que hayan sido utilizados por el cliente y que, por su naturaleza, quedan inutilizables por otras personas después de su uso anterior.

No tendrán derecho a devolución aquellos productos que por Ley así lo impide: fármacos, alimentos,...,donde será la legislación al efecto la que prevalezca.